12 de mayo de 2008

LABOR

La asociación de criadores LABOR pretende recuperar una raza autóctona de cerdo, el "gochu" celta, de la que tan sólo quedan dos hembras y seis machos. Por el momento, los impulsores han logrado un cruce con éxito, tal y como publica la Voz de Asturias.

La merma de ejemplares se produjo a raíz de la Guerra Civil española. Entonces se buscaban cerdos que produjeran grasa en abundancia para mitigar años de hambruna. Durante décadas posteriores se asistió a la introducción de tipologías más productivas como el York o el Blaco Belga. Hace tres décadas, la normativa prohibía que los cerdos hozaran en libertad en el contorno de las aldeas. "Todo ello favoreció que el cerdo celta, desapareciera de la región. Algo similar ocurrió también en otras zonas de Europa, donde se criaban razas afines" , explicó Jesús García, miembro de esta asociación y uno de los colaboradores del libro Razas autóctonas del Principado de Asturias .